En 1961, la intrépida Penélope Chetwode, en una yegua prestada, emprendió una aventura en las remotas tierras de Andalucia. Su libro resultante, “Dos Damas de Mediana Edad en Andalucía”, me lo regaló mi madre para mí 15 cumpleaños. Durante 52 años me aferré al sueño de volver sobre sus pasos, y en 2019, con mis dos caballos, partimos.
La ruta de Penélope es una cuenta de mi viaje a través de los mismos senderos, montañas, llanuras y pueblos unos sesenta años después. En esencia, es un relato de aventura a caballo; pero también examina la evolución histórica de las comunidades rurales de Andalucia. En mis viajes me encuentro con algunas de las mismas personas que Penélope, que recuerdan su carácter único y su expedición inusual, pero no tenían idea de que las había inmortalizado por escrito.

Book mock-up

La versión en inglés de mi libro “La ruta de Penélope” se publicará el 28 de agosto de 2020, pero mi sueño y mi promesa a los andaluces que se convirtieron en mis amigos en el camino es que ellos también pueden leer mi libro en español como “La Ruta de Penélope”.

Por lo tanto, llamo a vosotros con espíritu de aventureros para que me ayuden económicamente a cumplir con este elemento final y crítico del proyecto; traducir la Ruta de Penélope al español y financiar su publicación en España. Sin la generosidad de tantas familias y ayuntamientos que me recibieron y me ayudaron en momentos de crisis, mi aventura no pudo haber sucedido. Estoy decidido a dar copias del libro a estos maravillosos anfitriones, y estaría muy agradecido por su apoyo financiero para ayudarme a lograr esto.

Cualquier contribución que pueda hacer en nombre de la aventura, la cultura, la historia y la amistad será muy apreciada.

“Estaba retrocediendo mis pasos cuando me encontré con un comité de señores mayores que obviamente habían estado discutiendo mi pregunta. Solo dos de ellos recordaron que había una cañada y de ellos solo uno sabía dónde estaba. Así se ha extinguido la tradición en tan corto tiempo por estas partes. Me pusieron en el camino correcto, un bonito camino arenoso entre campos de cultivo con trigo y cebada bailando en la brisa, donde Penélope, en Noviembre, habría visto como araban. Mi comité de despedida se comenzó a animarse… y empezaron a recordar las bestias de carga de sus padres y abuelos, sus nombres y excentricidades…y historias acerca de la visita de la mujer extranjera que pasó una noche con su yegua en la posada. Tuve la sensación que ninguno de estos señores querían que me fuera, trayendo, como hacía, un vínculo con los tiempos de antaño.”

Muy bien escrito y verdaderamente captura la vida cotidiana andaluza

Richard Dunwoody MBE